miércoles, 7 de septiembre de 2011

Un Caballero

Dejó los libros para vestir la armadura;
escudo y lanza tomó su fiel vasallo.
Miró al horizonte y emprendió su aventura.
No necesitó más que una doncella y un caballo.


Fotografía tomada de Internet